Primeras experiencias con energía solar

Tenemos una libélula solar que tiene una placa solar encargada de recoger la luz del sol y guardarla en una pila recargable. Cuando apagamos la luz o por la noche, la pila enciende un led que está dentro de la libélula y hace que nuestra libélula tenga luz y cambie de color.

Esta libélula es un adorno pero las centrales solares que convierten la luz del sol en energía eléctrica funciona de forma parecida.

También hemos experimentado con una linterna, con pila recargable, que consigue luz de dos formas: por la energía del sol, gracias a una placa solar y por el movimiento de una manivela (energía cinética).

Y no podía faltar Piti, nuestro grillo solar.

IMG_0841

Cuando lo conocimos estábamos a la sombra del techado del patio y no se movía. Geo lo cogió porque íbamos a ponernos al sol y de pronto…, se oyó un grito a la vez que Piti caía al suelo.

Todos le preguntamos a Geo:
-¿Qué te ha pasado?
Ella, sorprendida, contestó:
-¡Se ha movido!
Nos partimos de risa, pero al poner a Piti bien en el suelo y darle el sol, vimos que comenzó a mover sus seis patitas.
Nos dimos cuenta que al colocar la mano encima y darle sombra  paraba de moverse y, al retirarla y darle el sol, volvía a ponerse en movimiento.

Comprobamos así, que la energía solar se convierte en movimiento.
No pudimos resistirnos a coger a Piti y sentir las cosquillitas que nos hacían sus patitas moviéndose en nuestras manos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 ¡HA SIDO MUY DIVERTIDO!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s